Niño Planeta: Una mirada al futuro sin dar vuelta atrás

Llevan
cuatro años formados sin embargo, es de todos conocido que cada uno de
los integrantes de Niño Planeta cuenta con una amplia trayectoria
musical en la escena local. Ernesto “Jungi” Padilla-baterista y
compositor, Alcides “Júnior” Muñiz-guitarra, Humberto “Kama” Cruz-bajo
y Danny Fraticelli-voz conforman este cuarteto que se encuentra en
plena realización de un sueño y en proceso de alcanzar nuevas metas
profesionales en otros mercados.

Con su tercer disco titulado
“No Hay Vuelta Atrás”, que salió al mercado recientemente bajo el sello
Pina Records/Universal Music Latino, Niño Planeta está ante el primer
capítulo de una etapa de completa renovación.

En esta
producción encontramos una propuesta musical que mezcla elementos del
rock industrial, alternativo, electrónica, new wave, nu-metal y pop
rock. A los fanáticos de la banda les sorprenderá escuchar un nuevo
estilo, personificado por arreglos de carácter moderno incorporados al
sonido distintivo de Niño Planeta. Este disco también cuenta con la
participación de ‘Squeez’ Roldán, vocalista de Slimmy Nuggetz, y Ana
Cristina Muñoz, vocalista de Icaro Azul, quienes participan en los
temas ‘Aerosol’ y ‘Quiero Llegar’, respectivamente.

Y es que,
luego de dos producciones discográficas, “Niño Planeta" (2001)” y "Niño
Planeta 2.0", el grupo añade nuevos elementos en la instrumentación,
que desembocan en una evolución refrescante, contando con Danny
Fraticelli en la voz, quien ya había colaborado con Jungi y Júnior en
el desaparecido grupo Materia Prima.

Sobre su nueva producción discográfica, su evolución musical y sus planes futuros, Niño Planeta habla para Pulsorock.com

Sus
primeros dos discos fueron producidos por Mike Rorick, quien ha
trabajado con Billy Sheehan y Toto, entre otros. Este tercer álbum,
¿Dónde lo grabaron y con quién?

Las bases para el disco
comenzaron a grabarse en el estudio de Eddie Colón en Añasco. Luego
pasamos a grabar el resto de las bases y voces en el estudio de José
Vilá, ex baterista de Words 4 Two. Allí terminamos todo lo que fue
grabación y editamos algunas cosas. De ahí Jungie y Júnior fueron a
Select Sound Studios en Buffalo, N.Y. a terminar de editar las
canciones y mezclar con Mike Rorick.

Mike lleva años produciendo para ustedes, ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con él?

Para
nosotros Mike es como si fuera otro músico de la banda. Ya nos conoce y
sabe cuál es el estilo que buscamos proyectar. Esta vez, a diferencia
de nuestras producciones anteriores, grabamos aquí en Puerto Rico y
mezclamos en el estudio de Mike en Nueva York. Esta logística surgió
más bien por cuestión de tiempo. Al grabar aquí en la Isla tuvimos más
libertad y espacio de trabajar las canciones y dedicarles el tiempo que
requerían. El disco se mezcló en 5.1 Suround. Este nuevo sistema era
nuevo en el estudio así que, literalmente, se estrenó con nuestro
disco.

En esta etapa del
grupo hay nuevos elementos en la instrumentación y en la voz. Sólo hay
una guitarra, Jungi incursiona en la batería electrónica y hay una
nueva voz, ¿Cómo han influído estos cambios en las presentaciones en
vivo y en la química del grupo?

Bueno, realmente en las
guitarras Júnior siempre era quien lideraba esa área, así que la
transición no fue nada complicada. En el caso de Danny Fratcelli, el
proceso fue muy natural porque ya habíamos trabajado juntos en Materia
Prima, así que ya nos conocíamos previamente como músicos y amigos. Y
sobre la batería electrónica, la razón primordial para traer este
elemento al grupo fue expandir el espectro de sonidos en el disco, algo
que queríamos hacer desde hace tiempo.

Jungie, ¿Grabaste con batería electrónica o batería acústica? ¿Cómo te has acostumbrado a este cambio?

Grabé
con ambos tipos de batería. En cuanto a los “drum tracks”, quise
elaborar el sonido, entonces hay canciones que tienen versos con
batería electrónica y los coros en batería acústica. Y es que, una de
las críticas que yo me hacia a mí mismo en las grabaciones anteriores
era el hecho de que, conociendo tanto de módulos, y “samplings”, por el
factor tiempo nunca pude meterle de lleno a algo que me interesaba
mucho desarrollar. Es como un guitarrista que tiene diferentes
instrumentos: acústicos, eléctricos, que te dan diversidad de tonos y
variantes musicales.

Ustedes
son portavoces de la nueva campaña de cerveza Coors Light para el
verano y, además, hicieron el tema oficial de la misma. ¿Cómo lograron
obtener este respaldo y qué representa para ustedes?

Hemos
sido bendecidos porque, con este disco Niño Planeta explora otro tipo
de publicidad y exposición para la banda. Y es que, aunque nuestro
primer disco vendió sobre 20K copias, un hecho que muchos desconocen, y
la banda nunca ha parado de tocar la realidad es que con las
producciones anteriores nos faltó desarrollar el área de relaciones
públicas y promoción. Ahora, con el respaldo de Universal Music y
Fiammaluna, la exposición de la banda va creciendo. Fuimos bien
cuidadosos al momento de planificar la salida de este disco y toda la
logística de promoción que ello conlleva.

Algunas
personas piensan que sus dos primeros discos eran demasiado orientados
al rock de los ’80. ¿Qué puede esperar el público de No hay vuelta
atrás, en comparación con sus discos anteriores?

Para
esta producción tomamos lo mejor que habíamos hecho en nuestros
primeros dos discos porque, aparte de lo que digan de nuestro estilo,
hay canciones como “A fuego lento”, por ejemplo, que goza de gran
popularidad y es muy solicitada en nuestros shows. A pesar de lo que la
gente piense de nuestro estilo, nos sentimos muy contentos con la
música de todas nuestras producciones y el público en general siempre
las ha respaldado.

Tienen en
mente hacer un disco en inglés antes de que finalice el año. ¿No creen
que es muy pronto sacar otro disco, considerando que recién acaban de
lanzar este disco en español? ¿Serán traducciones de las canciones de
este disco o canciones compuestas en inglés?

Para octubre
vamos a ir a San Francisco al estudio de Jeff Watson, guitarrista de
Night Ranger, y vamos a tomar la base de este disco y grabaremos
versiones en inglés y otros temas nuevos. No serán traducciones, pueden
tener la misma temática o esencia, pero no será una traducción literal.
Queremos expandir horizontes con este “crossover”.

¿Cuál es el objetivo primordial de hacer un “crossover” al mercado anglo al mismo tiempo que promocionan un disco en español?

El
objetivo es crear una extensión de lo que es Niño Planeta. El idioma no
es un “issue”, lo que queremos es diversificar nuestro estilo y seguir
tocando rock en el idioma que sea. Para nosotros no hay limitaciones,
así que no nos conformamos con un mercado en específico. Además, el
hecho de que Jungi está auspiciado por Sabian nos ha abierto puertas en
Estados Unidos y le han pedido un disco en inglés desde hace tiempo.
Ellos quieren promocionar una gira y eso es algo que no hemos podido
lograr aún al no contar con un disco en inglés.

La
situación de la radio en Puerto Rico y el “airplay” que ofrecen a los
grupos de rock es bien pobre. ¿Han tenido que prescindir de tocar más
rockeao’ para poder tener exposición radial o no?

Hemos
asimilado la situación, al igual que todas las bandas, pero hay que
estar claro que nosotros crecimos escuchando bandas de rock que sonaban
en la radio. Un ejemplo es Guns n’ Roses, quienes tenían canciones que
eran fuertes pero no eran las que sonaban en las emisoras y no por eso
dejaban de ser rock. Nuestra opinión es que las bandas no son las que
tienen que cambiar, las estaciones de radio son las que deberían
acoplarse a lo que el público quiere.

Ustedes
que son músicos de comprobada trayectoria dentro de la escena de rock
local, ¿Cómo comparan la evolución del movimiento de rock latino a
nivel Isla versus cuando comenzaron a tocar?

Por
primera vez vemos una generación que está creciendo sin estar muy
pendiente a la burocracia de la industria musical. Más grupos están
grabando sus discos con sus propios recursos y, aunque es cuesta
arriba, la escena en Puerto Rico sigue dando un salto increíble. En
nuestro caso, en estos momentos todos tenemos la misma visión y nos
damos cuenta de que todos los sacrificios que hemos hecho al final
tienen su recompensa. Pero hay mucha gente que se desespera, entonces
quieren que tan pronto salga su CD su música suene en el mundo entero y
eso no es así. Para ser sincero, todos estamos locos por estar en el
negocio de la música que es un mundo de locos. Esto es cuestión de
pasión. Con paciencia, esfuerzo y dedicación todo se logra. No hay
marcha atrás.

www.ninoplaneta.com