Gert-Jan Prins: “Risk”

Sí, lo admito. Si vemos la palabra “Risk” como título de un disco podríamos pensar que éste es tan sólo otro disco de “manganzones” haciéndose pasar por los más malos del planeta. Pero, a diferencia de lo que muchos piensan, un disco no es tan sólo un nombre, un título, un objeto o un carimbo de fábrica. El título de este disco es la imagen de un conejo de monigote frente a cuatro letras de plástico, cada una con su color brillante. Juego, peligro, peluche, máquina, exploración, relato, destrucción. Ese es el sonido con el que Gert-Jan Prins talla su arte en la audiencia, quienes ofrecen sus oídos y cuerpos tan confiados como una chamaca de 18 años que se ofrece al artista de tatuajes con quien tiene un “crush”.

En “Risk” Prins transforma el sonido de nuestras extensiones corporales (radio, televisión, etc.) alterando los circuitos dentro de éstos. Este disco ofrece un concierto rítmico que se nutre del caos y, en ocasiones, crea lluvias tonales con la retroalimentación de información electrónica…oscilación (feedback). Algo así como la técnica que usaba Hendrix pero de manera más discreta, sin cara de orgasmo y sin peste a “lighter fluid”. Pero, que no quede duda, este disco sí es un relato de la destrucción de máquinas que nos representan a través del tiempo y espacio, verbalizado con el lenguaje de la agonía electrónica de nuestras voces virtuales. Música electroacústica, de la que suena como si tuviese tierra incrustada en su piel.

“Risk” no incluye el título de sus tracks. La pieza tiene un total de 18:50 minutos de duración; 13 pedazos chiquitos pero peposos. Sus frecuencias bajas son profundas y casi orgánicas, como el cabello del perro de The Never Ending Story. Los grillitos que tiene por frecuencias altas crean una presión en el oído que nunca sobrepasa. El masaje en el tímpano es la cinta métrica con que un disco tan dinámico como éste debe ser medido. Sea para admirar exento de cualquier otra acción o para cometer kamikaze en un tapón en la Ponce de León, este disco es una gran pieza de arte posible de adquirir.

Por: A él lo que es del
Sello: Mego
Año: 2004
Estilo: Noise
Puntuación: